“Amor & Paz”: un rapero absuelve sus propios pecados

Al hablar de hip hop colombiano, Santander probablemente no es uno de los primeros lugares que vienen a la mente. En contraste con otras regiones del país, la consolidación del departamento (y especialmente Bucaramanga, su capital) como una plaza para este movimiento artístico ha estado lejos de ser un proceso surcado por lo mediático. Sin embargo, esto no ha sido un impedimento para que las calles de la ciudad bonita retumben al ritmo del bombo y caja. Lentamente, entre el bullicio de los bumangueses, han comenzando a surgir las voces de sus MC’s (abreviatura para maestro de ceremonias), que al son de beats y barras han dado lugar a una comunidad que no por conservar la característica de underground deja de ser extensa. Entre estas voces se encuentra la de Juan José Rondón, también conocido por su nombre artístico “The Rondon”, quien recientemente presentó su álbum debut “Amor & Paz”.

Originario de San Vicente de Chucurí, municipio en el que ha transcurrido la mayor parte de su vida, Rondón se vió envuelto desde muy pequeño en la música. Con apenas 8 años, empezó realizando presentaciones en su colegio: “Me ponía una cadena, agarraba un micrófono y hacía mímicas de canciones de reggaeton”, recuerda, pero no fue hasta llegada su adolescencia que empezó a sentar su interés por el rap y a escribir sus propias letras. Según cuenta, al principio, sus primeras creaciones, así como su voz, todavía inmadura, fueron blanco de burlas y críticas entre sus amigos más cercanos, que pudieron llegar a desanimarlo, más nunca lo detuvieron.

“Mamá me enseñó los valores que debo saber, pararme fuerte donde sea y hablar lo que sé”

Con 15 años, subió su primer video musical a redes sociales y supo que ya no podía echarse para atrás. Este hito marcó el principio de un largo camino donde exploraría el género musical en el que quería desenvolverse, del mismo modo que forjaría su identidad artística. Si bien sus primeras líricas deslumbraban la fuerte influencia del estilo puertorriqueño, especialmente marcado por el vocabulario boricua y el característico malianteo, Rondón fue moldeando un estilo propio conforme transcurrió el tiempo, asimilando la urgencia de hablar la verdad en sus canciones:

“Ni siquiera esos MC’s (puertorriqueños) viven la vida de la que hablan”.

Con 17 años, se traslada a Bucaramanga para comenzar una carrera universitaria, al mismo tiempo que inicia una nueva etapa en su carrera como artista. Luego de establecer conexiones con personas involucradas en el medio y de casi 2 años de trabajo, finalmente publicó su primer producción discográfica en medio de una pandemia sin precedentes.

De 25 temas escritos, Rondón escoge 10, que conforman lo que hoy podemos escuchar bajo el título de “Amor & Paz”. Al compás del G-funk, el ritmo predominante en el disco, inicia un viaje de 35 minutos a través de la cabeza del rapero, un período de tiempo que parece insuficiente para completar el ejercicio al que Rondón nos invita con su música: Amor & Paz es un momento de reflexión e introspección.

Aunque algunos instrumentales pueden evocar un ambiente de festejo y desinhibición, como es el caso de “Love” o “My Name Is”, el contenido de sus líricas nos exige algo opuesto. En combinación perfecta con beats oscuros, la voz grave y profunda del Rondón nos pide permanecer en silencio y darle espacio al pensamiento, un acto que, según comenta él, ha resultado mucho más fácil últimamente, dado el contexto del distanciamiento social.

“Aunque no digas, yo sé qué quieres decir”

Así, veremos que la rudeza estereotípica del hip hop queda a un lado en temas como “Éramos Felices”, “Nadie” o “Peace”, en los que su discurso se centra en ámbitos muy íntimos, como viene siendo la familia, que representa una fuente de inspiración sumamente significativa para el artista chucureño y sobre todo para este disco: “Mi familia, para mí, es mi origen. Hablar de mi familia es hablar de Juan José Rondón. Soy de los seres humanos contemporáneos que piensan que, como la mafia, la familia es lo primero”. 

En efecto, es tal la emotividad que logra plasmar el Rondón con su música, que en algunos momentos del álbum es difícil no asomar una lágrima, pero ya veremos que a pesar de que ocupa un lugar importante, la temática familiar no encarna el significado principal de Amor & Paz. Para entender mejor el concepto detrás de este álbum, debemos dar nuevamente una mirada al lugar dónde ocurre todo, Bucaramanga, o como Rondón la ha apodado, la “city inmensa”. En definitiva, la llegada del artista a la capital santandereana representó un hecho decisivo para moldear el mensaje que ha querido transmitir mediante este trabajo, un mensaje cuyo receptor más valioso puede ser, con facilidad, él mismo.

“Busco vivir de aquello que me mata desde adentro”

En un pueblo pequeño como San Vicente, donde no existe una cultura del hip hop, dar cuerda a sueños musicales puede parecer un esfuerzo en vano. Este tipo de pensamientos, sumados a las palabras malintencionadas de quienes están dispuestos a ser una piedra en el zapato para el que quiere escalar hasta la cima, pudieron anidar, eventualmente, sentimientos de resentimiento y frustración en una mente que ya estaba demasiado ocupada averiguando la manera de conjugar el arte de rimar con una forma de ganarse la vida. No obstante, Rondón supo valerse de sus circunstancias, deshaciéndose de estas ideas como una letra que se tira a la caneca de basura, y hallando la redención de sus culpas en la misma raíz de todas ellas: la música.

“Amor & Paz” representa el abandono de un pasado ensuciado por el temor al fracaso, representa el atrevimiento de ir tras un sueño y de abrirse paso entre las calles de una ciudad, que no son más que el escenario definitivo de la música urbana. Tal y como menciona Rondón, este álbum fue su manera de perdonarse a sí mismo, como también es una pequeña muestra de que en Bucaramanga hay artistas trabajando por hacer buena música, convirtiendo esta en su sustento, a pesar de no recibir la visibilización que merecen en los medios: “Hace falta mucho camino, pero el que vive el hip hop sabe que en Santander se puede comer del hip hop”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: