Cuando te duele la patria

Despiertas un día cualquiera del 2020 predispuesto al caos, te sientes medianamente bien con tu existencia y en apariencia todo marcha de forma natural, los vecinos despertaron hace mucho y escuchas que quizás hay más ruido en el ambiente de lo habitual, ¿muchas personas hablando a la vez?

Quizás… Piensas que muy posiblemente andas paranoico y para distraer tu mente de dichas disertaciones revisas por primera vez tu móvil, es tarde, pero qué más da, el tiempo en pandemia transcurre distinto, de repente abres la siempre caótica sección de noticias nacionales, las lees por rutina, las lees solo para tener el primer enojo del día, eres colombiano, disfrutas ese primer ¡arrecheron!

Igual… Qué más da, estas predispuesto a todo, sabes que el caos es tu cotidianeidad y nada puede perturbarte más de lo suficiente, te preguntas que sucederá hoy en el país de la eterna distopía ¿quizás una reforma laboral que jamás te permitirá acceder a la pensión? ¿será una nueva licitación fraudulenta y acomodada? ¿hay una nueva jugadita de Uribe? O en cambio ¿un nuevo préstamo del Estado a una multinacional extranjera? Te preguntas con que te indignaras hoy, y entonces sientes nervios, pues cualquier titular podría desencadenar tu primera indignación matutina, pero lo que no sabes es que quizás no estabas lo suficientemente predispuesto al caos, lo que lees en primera plana te desborda, te derrumba, lees una y otra vez el titular mientras no sabes cómo reaccionar ante las palabras que superan tu razón: “murió tras procedimiento policial”.

Te preguntas como es eso posible, que clase de procedimiento policial hace que uno se muera, ¿acaso dicho procedimiento estará en los estatutos de esa institución y no lo sabias?

Lo piensas una y otra vez, no eres tonto, es imposible que algo así sea plausible, no tiene sentido que la policía un organismo de protección civil pueda matarte aplicando alguno de sus procedimientos y entonces sabes que has llegado a una certeza, una certeza irrefutable, no murió tras procedimiento policial, sabes que Javier Ordoñez fue brutalmente asesinado por la policía. 

Ahora solo buscas que los medios de difusión masiva confirmen tu hipótesis, no se necesita una inteligencia desbordada para llegar a ella, pero entonces… Nada. En las noticias perpetúan la misma premisa de encubrimiento en donde no se admite abiertamente la responsabilidad de ningún policía, ni se usan los vocablos idóneos para referir la situación; reproducen el video una y otra vez, oyes las palabras “por favor, por favor, ya, ya por favor”, mientras piensas que en su situación no serias tan educado,  fantaseas con todos los improperios que les proferirías, mientras sientes como en carne propia cada una de las descargas, te das cuenta que te duelen, sientes como con cada disparo del taser se te eriza la piel, te percatas entonces de que te duele la patria, y te duele justo en el alma.  

Estas más que indignado, pues en ningún momento la palabra asesinato fue siquiera contemplada como la idónea, en cambio la que si se usa es “presunto”, sabes que en Colombia el presunto aplica a todo contexto y comprendes ahora que de los medios masivos ya no obtendrás la verdad ni siquiera su asomo. 

Es otro día más en Locombia, aunque este se siente especialmente gris, hoy no serás el mismo, pues las palabras de Javier Ordoñez se reproducen una y otra vez en tu cabeza, no tienes hambre… Sales a la calle como para tantear la situación y entonces vez la ciudad llena de policía, sientes miedo, te sientes especialmente vulnerable.

Pasa una patrulla y corriendo con el corazón a mil te cambias de acera, ahora lo confirmas, le temes a la policía, le temes más que al COVID,

descubres además que también los odias, les quieres gritar ¡asesinos! Les quieres materializar tu enojo, pero luego recuerdas que ellos mataron a un ciudadano como tú sin contemplación, no quieres morir, no hoy. Vuelves a casa, publicas tu indignación por redes sociales como placebo y como terapia, pero aun te sientes impotente, sigues enfermo… Te duele la patria.  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: