La tusa de Rodolfo

Un año antes de su posesión, el primero de enero de este año, muy pocos sabíamos de la existencia de Juan Carlos Cárdenas.

La única certeza que se tenía sobre él era su título de ingeniero, su trabajo en la multinacional Cemex Perú desde 1990 hasta 2017, que era el pupilo bendecido por Rodolfo Hernández y el afortunado de cargar las banderas anticorrupción que nos vendían desde el centro comercial Quinta Etapa.

El man era la chimba y tenía todos los ingredientes para ser el candidato amado por los bumangueses: Ingeniero -como su mentor- y por ende outsider, supuestamente independiente -por su reunión con el expresidente Álvaro Uribe-, bajo perfil y sin muchos enemigos.

¿Qué podría salir mal? Era el matrimonio perfecto, el dúo maravilla que haría de Bucaramanga la Barcelona latinoamericana, otra vez. 

La realidad es que del amorío entre ingenieros hoy queda poco y la gran alianza que unió a La Liga de Rodolfo y su ahijado, los verdes en cabeza de Sergio Prada, y Coraje, el movimiento de Carlos Sotomonte está totalmente desintegrada y quienes se subieron a ese gran barco durante la campaña hoy deben decidir a qué bote salvavidas se suben, pues esto es un juego “conmigo o en mi contra”, claramente impuesto por el exalcalde, quien hoy al parecer busca revocar a Cárdenas de su cargo.

Este rompimiento empezó desde el día de la posesión, al gran evento organizado en la UIS para recibir al alcalde que seguiría el legado impuesto los cuatro años anteriores, Rodolfo no asistió manifestando que estaban invitados los “ladrones” que el expulsó durante su administración y que era un gasto de plata. Un mes y medio después del inicio del gobierno Cárdenas, Rodolfo volvió a figurar, esta vez recriminando el manejo que este le dio a su gabinete, y porque, en palabras del exalcalde, era muy difícil para la comunidad comunicarse con su sucesor que se encerró en su despacho. Luego, cuando inició el aislamiento por la COVID-19, Hernández le pidió al alcalde prepararse oportunamente y reaccionar más rápido ante un virus que no da espera. 

En mayo se volvió a notar el distanciamiento, Hernández cuestionó que en el plan de desarrollo de Cárdenas -vacío, insípido y que en términos de diagnóstico dejaba muy mal parado a su predecesor- no se dieran continuidad a muchos programas iniciados en su administración como la dotación de salones comunales, y escuelas, la construcción de 10 canchas sintéticas y la compra del Club Unión para construir un parque. No obstante, como manifestó Vanguardia, en ese entonces no ve vislumbraban aires de revocatoria, pues ningún miembro de la Liga estaba interesado en hacerlo.

En general, Rodolfo Hernández ha sido oposición al alcalde que él mismo nos vendió. Es paradójico porque incluso renunció a su cargo para poder hacerle campaña de lleno y decir a grito entero que Cárdenas debía ser el elegido por todos los bumangueses, pues era el hit del momento. Palabras más, palabras menos, Cárdenas era la sensación del bloque y junto con su equipo de campaña montaron una película que recibió más de 141mil votos, de la cual quieren borrar cassette

Sin embargo, el clímax del divorcio llego a principios de este mes, cuando el exalcalde vía derecho de petición pidió información sobre el comité que inscribió la candidatura de Cárdenas, el número exacto de votos que recibió el 27 de octubre de 2019 y el plan de gobierno inscrito ante la Registraduría; hecho que se prestó para interpretar que Rodolfo estaría buscando liderar un proceso de revocatoria de mandato a su pupilo. 

Estas suposiciones están fundamentadas en parte porque actualmente Cárdenas es el blanco de Hernández, quien lo califica como un “idiota” e “inoperante”, le critica el giro a la sobretasa ambiental a la CDMB  por más de 47mil millones, la no continuidad a su plan de desarrollo y lo acusa de “reencauchar ladrones”. 

Es cierto, el gobierno de Juan Carlos Cárdenas ha sido un despropósito. Se ha mostrado como una figura que no da respuesta a las problemáticas de la ciudad y que no logra gestionar el conflicto como se debería. Nombró a un kínder de niñatos en la alcaldía y se rodeó de gente inexperta para sus cargos, tiene cero carisma y conexión con los ciudadanos, gobierna desde las redes sociales y se monta en la película de que todo en va marchando bien, creó un plan de desarrollo encerrado en el edificio de la alcaldía sin debatirlo con los ciudadanos y ha tenido un manejo de la pandemia bastante reprochable. No obstante, la ciudad no puede caer en el juego de Rodolfo Hernández, quien usa el recurso de ser oposición en todo momento a su favor, para figurar en los medios e impulsar su candidatura presidencial.

Porque hay que decirlo, Hernández actúa como un nogal que no deja crecer nada bajo su sombra que pueda arrebatarle el poder, es un político que debe estar en oposición permanentemente para permanecer vigente. 

En 2015, para llegar a la alcaldía fue oposición a los también candidatos Jhan Carlos Alvernia, de la U y Carlos Ibáñez, quien cargaba en sus costillas toda la maquinaria liberal -a pesar de antes ser muy parcero de Luis Francisco Bohórquez-. Luego, durante su gobierno fue oposición pura y dura al Concejo Municipal, que estaba cooptado por la maquinaria tradicional del partido Liberal y su coalición, a tal punto de golpear a un miembro de esta corporación. Ahora, su único recurso es ser oposición a esa persona a la que varias veces en campaña le agitó el brazo.

La situación está dura y el palo no está pa´ cucharas. Si bien es cierto que este proceso no es fácil ni rápido, una revocatoria de mandato en este momento sería un procedimiento bastante tedioso que la ciudad no está en condiciones de librar. La crisis económica y social que generó la pandemia no permite que se contemple la oportunidad de tener un proceso electoral, pues los intereses de una ciudadanía ahogada por la coyuntura son totalmente diferentes. 

Es necesario dejar de lado la vanidad y los berrinches del precandidato presidencial, exigirle al alcalde Cárdenas que gobierne bien, que haga lo que tiene que hacer, que cumpla el mandato ciudadano que lo llevó al quinto piso de la alcaldía y que de una vez por todas empiece a responder a las necesidades reales de todos.

La solución no es revocar a Cárdenas y nombrar un pana de Rodolfo, ni mucho menos un liberal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: