A Álvaro Gómez lo mato el “Cartel de la Autoincriminación”

Es posible que esta generación Z, no tenga ni idea quien fue Álvaro Gómez Hurtado, a ellos la televisión colombiana solo les ha enseñado sobre Escobar, Popeye, Marbelle, entre otros lamentables capítulos de nuestra historia.

No dudo que Galán y Gaitán reunían las masas al calor de su discurso y tenían el liderazgo suficiente para encaminar el país, pero también es cierto que pocas veces en la historia tenemos contacto con estadistas, hombres en cuya mente cabe el país, hombres que, si bien no tienen una apasionada oratoria, si tienen suficiente formación y trayectoria para encaminar las sociedades a tiempos mejores.

Un Prohombre en todo el sentido de la palabra era Álvaro Gómez Hurtado, sin lugar a dudas fue el ultimo bastión de la derecha respetable en Colombia; su pecado mas grande sin duda era ser hijo de Laureano, pero no siempre el apellido determina el destino de los hombres ni sus valores,

miremos a Néstor Humberto Martínez, a los Delfines Galán, al delfín Lara o incluso al señor Toledo de Bucaramanga, creo que los progenitores de ellos deben sentirse avergonzados por lo oportunistas y lagartos que resultaron sus polluelos.

El hecho que nos ocupa por estos días no es mas que la lamentable confirmación de que siempre ha existido un pacto silencioso entre la clase política y la guerrilla, si miramos la historia siempre que el establecimiento nacional esta a punto de perder la confianza de sus electores, aparece la guerrilla en escena con bombas, masacres y actos vandálicos, para con ello confirmar que necesitamos ese estado protector del marxismo armado, que necesitamos ese salvador tomando tinto en caballo con poncho y Crocs que viene a derrotar al “Castroneosocialismo.”

Es triste que pese a que cualquier ciudadano sabe quienes mataron a Álvaro Gómez y, que pese a lo incoherentes que son las declaraciones de alias Rasguño, si arrojan una confirmación sobre lo que sin duda fue un crimen de estado, ahora resulta que un guerrillero indultado decida tapar todo con una autoincriminación, una que sabemos no le traerá ninguna consecuencia legal porque hace parte de lo que se acordó en la Habana. Seguramente los señores que tuvieron 8000 razones para matar a Gómez han de estar felices y satisfechos con la justicia, porque en Colombia esta solo sirve para ellos, para los de corbata y wiskey

Me preocupa pensar que ahora la guerrilla salga a reconocer otros delitos de la clase política, en aras de que todo esto quede en absoluta impunidad, no es suficiente el hecho de que las instituciones como la Fiscalía no sirven para un comino, ahora debemos sumar que los delincuentes se presten para lo que yo denomino

“El Cartel de la autoincriminación” , dentro de poco saldrán a reconocer el crimen de Jaime Garzón, el de Jaramillo Ossa, el de Pardo Leal y hasta el de Joselito Carnaval.

Esperemos que los centennial como Miguel Polo Polo que siendo pobres se autoproclaman de “derecha” volteen a mirar a idealistas como Gómez, discursos que valían la pena en el debate de las ideas, hombres que sin duda podían contribuir a la consolidación de un sistema económico que entienda que el capitalismo infiere generar oportunidades de riqueza y emprendimiento y que para nada tiene que ver con esa “economía naranja” cuya única libertad para los pobres es la de morirse de hambre.

Cuanta Razón tenia Gómez cuando dijo Nos estamos aproximando a un futuro sin esperanza”

1 comentario

  1. Interesante texto, aunque difiero en buena parte de los postulados expresados.

    Me llama la atención lo que refieres como “pacto silencioso”, a mi parecer, lo que haces es una reducción forzosa de lo que implica el conflicto social y armado en sus dimensiones. El papel de la guerrilla no puede simplemente señalarse como auxiliares de la derecha en una especie de reparto del poder, cuando lo que demuestran procesos como los del Caguán, la Uribe, y anteriores, es algo completamente distinto.

    De hecho, si miramos la historia, se prueba más bien lo contrario de lo que señalas, basta con revisar los 12 informes de la comisión histórica del conflicto, o las decenas de trabajos de investigación de las facultades y departamentos de historia del país.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: