Maradona el Irreverente Cósmico

Existe gran reproche moral sobre el comportamiento de Maradona, algo natural en una sociedad mojigata como la latinoamericana que piensa que los ídolos del fútbol, de la música y de la política también deben ser bastiones de la moral y de las buenas costumbres, pero no existe una responsabilidad por parte de quienes han trascendido en sus disciplinas de comportarse acorde a los lineamientos éticos que impone la maza.

Quiero hablar de ese Maradona que pocos conocen, el que omiten los aficionados del fútbol y los críticos morales.

Pelusa nació en una familia de clase obrera Argentina y su padre le inculcó la dignidad del Peronismo, algo que marcaría su pensamiento de por vida, si miramos no solo se dedicó a golpear un balón, sus pensamientos trascendían a lo “políticamente incorrecto”.

Estoy seguro que Ningún cantante o “influencer” contemporáneo se atrevería a mandar AlCarajo a George Bush como Maradona lo hizo, ni ponerse del lado de los Kirchner, o tomarse fotos con Chávez. A cualquiera de los izquierdosos solapados de Colombia les daría pánico tan siquiera atreverse a decir que la muerte de Fidel les dolió como la de su propio padre, yo no sé qué tan profundo ideológicamente era Diego Armando, pero se que sus cojones eran de otro planeta, hasta en eso era cósmico.

Que figura tan extraña, era capaz de ponerse en los extremos ideológicos de la izquierda y nadie con cinco sentidos se atrevía a insultarlo, hoy por hoy si tu subes un estado diciendo que Maduro no es tan tonto como aparenta o que Uribe no es tan santo como reza, tus redes se inundan de desquiciados que hasta te desean la muerte, pero nadie se atrevía a cuestionar a Maradona, su magia con la pelota y su legado apagaba hasta los mas fundados fanatismos politiqueros, desde la “Mano de Dios” cuando consiguió que Argentinos e Ingleses olvidaran las Malvinas y a Margaret Thatcher, parecía destinado a trascender de lo políticamente correcto.

Se que algunos fanáticos esperaban mucho de él, pensaban que debía ser un santo, pero piensen por un instante en un muchacho latinoamericano nacido en la pobreza y en un momento fugaz toca las estrellas con su mano. Algún día tenemos que entender que las adicciones personales y los hábitos privados de alguien, no logran opacar su identidad y su legado para el mundo, yo creo que fueron tantas las alegrías que Maradona dio a su país en el futbol, que merece ser recordado y honrado como un símbolo de que todo es posible con talento y disciplina, Pelusa no fue un pateador más, fue un artista del gol y un genio de la pelota.

Seguramente debe estar en el cielo reunido con Kirchner, en ese rincón del más allá que la providencia tiene reservado para los peronistas.

1 comentario

  1. Hay que tratar de no faltar a la verdad. Diego NO era peronista y nunca lo fue. Si algo fue es clasista, tremendamente antiimperialista e internacionalista, con ideales de solidaridad y penetración popular que buscaban emular a los del Che y Fidel, personas a las que él más admiraba (no justamente Perón). Por caso, su padre, probablemente fue comunista (aunque no lo sabemos xq acá en plena dictadura nadie lo decía).

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: