Realidad

Es una redundancia necesaria exponer muchas veces los encargados de evitar la impunidad son cómplices, cómplices de los llantos de una madre en dolo.

Colombia 2002-2020, el terror paramilitar inundó las ciudades de todas nuestras regiones más olvidadas, las carreteras se volvieron inseguras, los asesinatos se volvieron el pan de cada día, se restringia la hora de salida; la disputa por el control territorial es infernal y las amenazas son cada vez más frecuentes.

En nuestra Nación colombiana, los paramilitares han estado en el poder más de 20 años. Sus trastadas han sido la causa de tristeza dentro de una familia completa, madres y padres que vieron un día salir a su hijo por una puerta en busca de un trabajo que les habían prometido, pero  jamás volvieron o simplemente estos jóvenes salían hasta la esquina de su casa y de un momento a otro, desaparecían.

El dolor de esta guerra se ha expandido por toda Colombia, desde la frondosa amazonas hasta el desierto de la Guajira, afectando notablemente a la zona del norte y el pacifico colombiano. Los grupos paramilitares dejaron un saldo de 94.754 muertos en todo el país, es una de las cifras más aterradoras en nuestra historia, el gobierno no toma medidas en contra de estos grupos, dejando en la impunidad casi la totalidad de estos asesinatos injustificados. 

Un gran ejemplo, fue la masacre del salado, a cinco minutos de Cúcuta- Norte de Santander. Se realizaban masacres, violaciones, torturas y desmembraban cuerpos enteros, como también quemaban en hornos crematorios a las personas vivas o muertas, en estos municipios todavía se siente el dolor que la guerra entre guerrillas y paramilitares. Hemos visto que para mantener el poder se llegan a extremos demasiados sádicos, como crear bloques paramilitares en todas las regiones del país, mantener un reinado el cual poco a poco se desborona con demostrar datos y la verdad a una Colombia segada por las  garras del fascismo. 

Un caso muy impactante de todo lo que han hecho los paramilitares, fue en el municipio de Pamplona-Norte de Santander. Pamplona estuvo azotada por la llamada época de las respectivas “Limpiezas” que el exalcalde Klaus Faber Mogollon, apoyo y dio respaldo a esta campaña Paramilitar. 

Testimonio particular (se cambiara el nombre de la entrevistada por su seguridad) de la señora María Antonia Cáceres. Madre cabeza de hogar, trabajó 7 años en una finca criando niños y luego se acento en el barrio Cristo Rey al llegar a Pamplona, donde dio a luz a 8 hijos pero tres de ellos murieron y de esos tres, uno murió trágicamente a manos de paramilitares…

Una tarde, la señora salió al parque principal de Pamplona, llegó en horas de la noche preguntando por su hijo, a lo cual le respondieron fríamente

“a él se lo llevaron y no ha regresado”

después supo que fue asesinado brutalmente, lo violaron y degollaron, apagaron la vida de un joven lleno de ilusiones sin cumplir. Es tan doloroso escuchar el testimonio de una madre dolida que siente la ira de cómo le arrebataron la vida a su hijo, sin tener todavía una respuesta del porqué de su asesinato y mucho menos justicia. 

Le exigieron respuestas al ahora alcalde Humberto Pisciotti (le dio apoyo el Señor Klaus en las elecciones de alcaldía el 27 de octubre del 2019) y responde que a él no le toca manejar esos temas porque en ese periodo no era alcalde.

La promesa que dio el Ex alcalde Klaus, fue que las muertes de estos atroces crímenes no quedaran impunes, pero después de un tiempo se fue perdiendo la esperanza por el olvido que tuvo esta administración al no cumplir lo dicho. Además, el cinismo en las palabras de este alcalde lo convierten en el mayor criminal del municipio, ya que él tiene cargos en su contra por nexos con el paramilitarismo y concierto para delinquir.

¿De qué sirvió las promesas que dijo este señor si estuvo implicado en estas muertes? La lucha de estas madres que siguen buscando respuesta frente a estos delitos, no son nada más que ceros a la izquierda para los responsables, voces apagadas y personas reprimidas.

¿Hasta cuándo tendremos que ver madres llorando hijos desparecidos? ¿Hasta cuándo tenemos que ver las largas filas por respuestas a personas desaparecidas? ¿Hasta cuándo tenemos que seguir encontrando cuerpos en fosas comunes pasados por falsos positivos?

¿Durante su niñez, estudió?

No, yo no estudie, porque se murió mi mamá entonces yo no pude estudiar.

¿Qué hizo durante la niñez, trabajó?

Me fui 7 años a trabajar con 14 niños.

¿Y qué tenía que hacer con esos 14 niños?

Criando los niños, llevándolos a pasear y hacerlos caminar por la finca.

¿Usted es originaria de Pamplona o de dónde viene?

No, yo soy de la Bateca, fui nacida en Negavita pero me bautizaron en la Bateca.

Y aparte de esos 7 años trabajando, ¿En qué otra cosa ha trabajado?

No, en eso nada más.

¿Cuántos hijos tiene?

Tuve ocho, pero de los ocho se murieron dos, tres con el que me mataron aquí arriba. (Se refiere a una montaña, cerca de la vivienda en donde está.)

Y en estos momentos, ¿Cuántos son en la casa?

Ahorita somos siete. 

Ahora vamos con el tema de su hijo.

¿Cuál, el muerto?

Sí.

Con eso fue que no estaba ahí, el hombre estaba con el tío,  entonces me fui por allá al centro, y cuando yo subí y volví me lo llevaron por allá y me lo mataron, (voz entrecortada) lo violaron primero, después me lo golpearon y lo degollaron. 

¿Eso fue en la época del 2002-2003, verdad?

Sí, eso fue en el 2003 cuando mataron un poco de personas por aquí (refiriéndose al barrio)

Me lo bajaron a las doce de la noche en el parque y como nosotros no alcanzamos a ir me lo subieron otra vez. 

¿El alcalde prometió hacer justicia por esto, en ese tiempo era Klaus? 

sí, el prometió, pero como ahorita metió a otro, (refiriéndose a Pisciotti) ese no ha hecho nada-

dice como él no fue en ese tiempo alcalde, no tiene que hacer nada ahí.

Además, también él tuvo cuento con el paramilitarismo.

por eso.

Y es bueno que Colombia sepa esto, porque mucha gente no sabe lo que ha pasado con ustedes, con familias así.

En memoria del hijo de la señora María Antonia Cáceres.

En memoria de las 300 víctimas por paramilitares en el barrio Cristo Rey.

En memoria por los 94.754 falsos positivos en la guerra sin sentido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: