19 de junio: la cosa es sencilla y está en sus manos

Por Ivan Rivero

Empecemos porque nunca me ha gustado Petro, listo. Ahora, yo podría decirle cuanta vaina pueda decirse de Hernández, que es un corrupto por lo de Vitalogic —y muchas jodas más—, podría decirle que fue socio del preso Lucho Bohórquez, también podría decirle que es machista y xenófobo, o también podría decirle que votó “No” por el Acuerdo de Paz.

¿Pero yo pa’ qué le voy a decir todo eso? Muchos, a sabiendas de todas esas vainas, y más que eso, de todos modos votarían a ojo cerrado por Hernández. Incluso los uribistas están dispuestos a votar por alguien que dice apoyar el aborto, estar en contra del fracking y del glifosato o a favor de la legalización de marihuana… Entonces, es como si la vaina no fuera con Hernández, como si no importara lo que se diga de él, lo que él mismo diga, lo que haga, nada de eso. Si la gente va a votar por un candidato, no por sus propuestas, no por su pasado político, no por sus acciones, ¿por qué votarían por él?

Simple: del otro lado está Gustavo Petro, el rockstar de la “izquierda” colombiana, el ex-guerrillero del M-19, el que no se mama de joder y joder pa’ ser presidente, el pionero en denunciar la parapolítica, el enemigo acérrimo del uribismo y del importantísimo Jorge Robledo —sí, Jorge Robledo existe, por si no se acordaba—. Ningún político en el país, ni siquiera Uribe, es capaz de catapultar tanto a un candidato como Gustavo Petro, ¡en serio! ¡todo lo que tiene que hacer es oponérsele! Y es que el problema es precisamente ese, o bueno, más o menos: Petro puede hacer campaña oponiéndose a sus candidatos, sacándoles los trapitos al sol, y aunque pueda ser errado, eso sólo es una pequeña parte de su campaña… Ahí no está el problema, el problema está con quienes se oponen a los que votan por el otro en vez de tratar de convencerlos, con ese primo mamerto y cansón que trata a todos de brutos porque no apoyan a Petro, con el tipo que comenta en Facebook que si usted no vota por Petro seguramente es uribista, en fin, usted le puede poner cara y apellido a la persona a la que me refiero, todos conocemos al menos a un par…

Yo le soy sincero, a mí no me parece que sea cierto el cuento de la “polarización” que Fajardo lleva echando desde hace ratico, pero lo que sí es verdad es que la mayoría de colombianos no son “petristas” y tampoco “uribistas”, la gran mayoría está ocupada viendo de dónde saca pa’ las comidas del mes, pa’ ver si le puede comprar unos guayos a su hijo, pa’ pagar la matrícula de la universidad a ver si en la familia sale el primero que estudió,otros se meten a Uber porque a pesar de que tienen título, las empresas de su rama no le dan ni la hora —ni hablar del Estado con cargos públicos—, la mayoría está pensando a ver qué joda se inventa pa’ vender alguito y pagar arriendo —hoy lo llaman emprender—. Encímele a eso que llega un aparecido a decirle ignorante porque no vota por un tal Petro, lo mandarán a comer lo que ya sabemos. La imagen de Petro en Colombia no es él, son los “petristas cansones” —que a decir verdad son más ficción que realidad—, y eso lo han aprovechado los que no lo quieren ver de presidente. Voz a voz ya cumplieron su meta, ya no hay que descalificar a Petro para que la gente le vote en contra, “Petro” se volvió de por sí una razón suficiente para que la gente crea que sea lo que sea que esté del otro lado es mejor opción.

Es necesario un cambio de estrategia, una desmitificación de lo que es hoy en día Gustavo Petro: ya no le caiga encima al que no vota por Petro, convénzalos, es más, ¡NO HABLE DE PETRO! Hable de su propuesta ambiental y por qué es necesaria para que no peligre la economía nacional, hable de cómo realmente funcionan las pensiones hoy en día —por ejemplo, por qué siempre aconsejan meterse a Colpensiones— y qué se podría hacer con eso, hable de cómo las EPS lo ponen a esperar 1 mes —siendo optimistas— por cualquier vaina que necesita y cómo podría ser diferente, hable de la desfinanciación de la educación superior pública y de los vampíricos planes de endeudamiento del ICETEX, hable de lo jodido que es crear desde 0 empresa honesta en Colombia por todas las trancas que existen —pero no para las grandes empresas de siempre—, hablemos de las jodas que nos atañen, de verdad, y verá que uno termina llegando a que Hernández, o no propone, o propuso hace 5 días, y Petro pensó en algo que podría servir. Y si aún así le da susto el mito de Petro, nunca se olvide que tendría que gobernar con un congreso donde no tiene la mayoría, donde tendrá que hacer concesiones con la derecha y el establecimiento, mientras que Rodolfo, que ha venido sumando más y más apoyos de partidos tradicionales, parece perfilarse con una libertad sin precedentes para un candidato con un plan gobierno verdaderamente desconocido.

¿Por qué siguen habiendo tantos pobres si el PIB nunca ha dejado de crecer?

Por: Julián Andrés Sarmiento Herrera

El gran triunfo del neoliberalismo consistió en el convencimiento general de que la aplicación de medidas «desrregulacionistas», librecambistas, y en general, “benevolentes” hijas del libre mercado, traerían a los países menos desarrollados estabilidad económica. Hoy, a más de 30 años del surgimiento de la doctrina Reagan y Thatcher, y a más de doce de la celebración del Consenso de Washington, con unos índices de crecimiento económico que no llenan las expectativas, y con un índice de desigualdad que en Colombia se acerca más a la perfecta desigualdad, que a otra cosa (50.8/60 en la escala GINI), deberíamos tener más que clara la falsedad de este postulado. Es notorio que la apertura del mercado y la aplicación de medidas que profundizan la desigualdad, no son eficaces para reducir la pobreza en ningún lugar del mundo (Amarante, 2008).

Según cifras de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL, 2019), para el año 2019, más del 30% del total de la población latinoamericana se encontraba en situación de pobreza, mientras que el 11.3% de la población, de hecho, se enfrentaba a pobreza extrema. Esto significa que para la fecha, habían 257 millones de personas pobres solo en esta región.

En Colombia, este porcentaje en el mismo año superaba el 35% de población total en situación de pobreza, mientras que el 12.5% de la población enfrentaba pobreza extrema.

(esto quiere decir que en Colombia, para el año 2019, casi la mitad de la población censada total del territorio era pobre, ubicándola como el segundo país más desigual de toda América Latina, precedida solamente por el Estado Federal de Brasil).

Lo interesante del asunto es que mientras la CEPAL emitía estas cifras alarmantes, al mismo tiempo, el Banco Mundial publicaba cifras que parecían alentadoras, al menos en cuanto a Colombia, país que constantemente registraba un crecimiento económico (Banco Mundial, 2021), ¿Cómo es posible que la economía de la región crezca cada año y sin embargo, cada año hayan más pobres?

Los dos resultados anteriores, aparentemente contradictorios, lo dejan de ser cuando entendemos que no podemos asumir la calidad económica de un país solo con base en la creación de producto interno bruto. Es necesario comprender que el PIB es un factor importante, pero claramente no determinante a la hora de entender por qué un país y sus habitantes, son o no pobres (Novales, 2011, p.p.9). El crecimiento económico aumenta, y de hecho aumenta mientras también aumenta la pobreza. Este resultado estadístico lleva invariablemente a preguntarse ¿Qué está pasando con la redistribución del ingreso que entra anualmente a los países latinoamericanos?

La economía jamás puede leerse de forma aislada de lo político. Como explica el economista (Novales, 2011, p.p.3), la forma en que se distribuye el ingreso en un Estado depende siempre del diseño de sus políticas públicas de redistribución. Es así como en sociedades en donde las clases dominantes son cercanas a los gobiernos, la redistribución mayoritaria del ingreso recaerá generalmente en esa misma clase, dejando a los más pobres por fuera de este aparente crecimiento económico fijo. Esto explica muy bien, por ejemplo, por qué en el año 2000 el 20% más rico de la población recibía el 74% de la renta producida en todo el mundo, mientras que el 20% más pobre, percibía apenas el 2% total de la renta mundial; de hecho, en ese mismo año el 2% más rico del mundo, era propietario del 50% de toda la riqueza mundial (CEPAL, 2015, p. 23), situación que es completamente inadmisible si se tiene en cuenta que es precisamente el porcentaje de población más pobre quienes con su fuerza de trabajo producen esa misma riqueza.

Lamentablemente, el fenómeno anterior es muy común tanto en la nación colombiana, como en toda la región, debido principalmente a que los Estados más desiguales, coinciden también con aquellos con mayor presencia de corrupción en sus instituciones

o con presencia de conflictividad social interna, situación que, como veremos más adelante, no es una simple casualidad, pues cada vez dentro del estudio económico de la desigualdad se le viene dando más importancia al hecho de que los conflictos sociales derivados de la distribución desigual del ingreso, por un lado, estancan el crecimiento económico de los Estados, y por el otro, agudizan las condiciones antidemocráticas, y claro, profundizan la brecha de riqueza existente entre los sectores más ricos de la población, y los más pobres.

Bajo la anterior hipótesis, los Estados latinoamericanos, y en particular Colombia, se encuentran en una situación cíclica de difícil desenvolvimiento: la presencia de instituciones democráticas débiles, así como las políticas económicas excesivamente aperturistas, facilitan la intromisión de intereses particulares en la creación de políticas públicas, (Amarante, 2008, p.p40-41) situación que inevitablemente genera desigualdad en la distribución del ingreso; esta desigualdad, a su vez, crea conflictos sociales (como el Conflicto Armado Colombiano derivado en gran medida del abandono estatal sufrido por la población campesina durante la década de 1960) y al mismo tiempo, la presencia de conflictos sociales producto de la desigualdad, debilitan el crecimiento económico de los Estados, al representar entornos poco seguros para la creación de empresas locales y la inversión de capitales extranjeros. Este fenómeno, también obstaculiza el crecimiento económico de la población al no incentivar el emprendimiento, para en su lugar financiar la creación de ejércitos o salidas militaristas para la resolución de esos Conflictos, lo que por supuesto, lejos de restaurar la articulación y cooperación social, agudiza la ruptura.

Este crecimiento de la desigualdad fomenta a su vez el clientelismo político a través del cual la población trataría de mitigar la situación de pobreza al buscar hacer parte de ese engranaje político-económico, y el clientelismo afectará a su vez la calidad democrática de esos Estados, asegurando la continuidad de las clases dominantes en la política, y permitiendo así, la perpetuación del ciclo.

Por supuesto, la existencia de este modelo no genera ningún interés de crecimiento económico en los gobiernos que acentúan la aplicación de políticas públicas tendientes a la desigualdad (un ejemplo reciente de esto fue el proyecto de Reforma Tributaria presentado por el gobierno de Iván Duque Márquez, que pretendió fiscalizar bienes de uso básico durante la pandemia, que en Colombia, derivó en la salida a las calles de millones de personas durante el paro Nacional del año 2021), demostrando así la importancia de que la política económica se rija bajo criterios constitucionales y sociales, y no bajo los intereses siempre volátiles, y siempre, particulares del mercado.

Observando esta interrelación de factores, es evidente que la construcción de una agenda de paz en el Estado Colombiano es indispensable si realmente se desea hacer algo en contra de la situación de pobreza en la que viven la mitad de los habitantes de este país. Décadas de inversión en políticas militaristas (solo en el año 2020, en medio de la pandemia y durante el postconflicto el Estado Colombiano destinó 9200 millones de dólares para la guerra), y de poca inversión en derechos fundamentales como salud y educación, así como el marcado incumplimiento por parte del Gobierno Nacional, de la agenda agraria pactada en el primer punto del Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera con respecto a una reforma integral y estructural del sector agrario (el de mayor productividad en Colombia), lejos de superar el Conflicto Social que atraviesa el país, ha acentuado su naturaleza haciendo que, con respecto a años anteriores, estemos más lejos que nunca de superar esta barrera para la eliminación de la pobreza en el país.

Por lo tanto, un auténtico desarrollo de la economía nacional, que se traduzca no solo en crecimiento económico con respecto al PIB, sino en una eliminación material de las desigualdades en el acceso a Derechos por parte del grueso de la nación colombiana, requiere una nueva orientación en las políticas públicas.

La nación colombiana está muy lejos de ser un Estado de bienestar, porque, para empezar, está aún lejos de consolidarse siquiera como un Estado Social de acuerdo con los fines deontológicos de su propia Constitución Política.

Y quizás la aplicación de políticas públicas orientadas a disminuir la desigualdad, tales como la fiscalización progresiva de acuerdo a la riqueza, la redistribución de la tierra (que además permitiría en parte poner fin al oscuro capítulo del desplazamiento forzado en el país), la universalización y subsidio de un sistema de educación pública, gratuita, y universal, pueda sonar amenazante para algunas personas de las clases dominantes quienes ven en peligro sus privilegios por la posibilidad de una (justa), redistribución de la riqueza; sin embargo, es preciso que incluso estas clases comprendan que la reducción de la desigualdad, al menos de momento, no supone el desmonte de su sistema de acumulación de la riqueza y del producto del trabajo, sino apenas, de crear las condiciones mínimas para que el Estado Colombiano comience a crecer de manera integral de acuerdo a los marcos mínimos que el Sistema Internacional de los Derechos Humanos considera digno para la población mundial.

Bibliografía:

  1. Amarante, Verónica. Crecimiento Económico, Distribución del Ingreso y Conflicto Social: El Caso de América Latina. P.p: 31-65. Publicado en: La Economía Política de la Pobreza. Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, 2008. Buenos Aires. ISBN: 978-987-1183-83-8
  2. Banco Mundial. Crecimiento del PIB (% anual) – Colombia. Datos sobre las cuentas nacionales del Banco Mundial y archivos de datos sobre cuentas nacionales de la OCDE. 2021. Consultado en: https://datos.bancomundial.org/indicator/NY.GDP.MKTP.KD.ZG?locations=CO
  3. Comisión Económica para América Latina y el Caribe. Crecimiento de América Latina y el Caribe en 2021 no alcanzará a revertir los efectos adversos de la pandemia. Comunicado de Prensa del 08 de julio de 2021. Consultado en: https://www.cepal.org/es/comunicados/crecimiento-america-latina-caribe-2021-alcanzara-revertir-efectos-adversos-la-pandemia
  4. Comisión Económica para América Latina y el Caribe. Panorama Social de América Latina. 2020. Informe publicado en: https://www.cepal.org/sites/default/files/presentation/files/version_final_panorama_social_para_sala_prebisch-403-2021.pdf
  5. Comisión Económica para América Latina y el Caribe: Desigualdad, concentración de ingreso, y tributación sobre las altas rentas en América Latina. 2015.
  6. El Espectador. Colombia, entre los 30 países con mayor gasto militar en 2020, pese a pandemia. Por: Redacción Política con Información  EFE. 26 de abril de 2021. Disponible en: https://www.elespectador.com/politica/colombia-entre-los-30-paises-con-mayor-gasto-militar-en-2020-pese-a-pandemia-article/
  7. Novales Cinca, Alfonso. Crecimiento Económico, Desigualdad y Pobreza. Real Academia de Ciencias Morales y Políticas. 21 de Junio de 2011. Disponible en: https://www.ucm.es/data/cont/docs/518-2013-11-27-Ponencia%20210611.pdf
  8. Morales Escoffier, Natacha. Un Rompecabezas no resuelto. La estrategia boliviana de reducción de la pobreza y el rol del Estado. P.p: 67-114. Publicado en: La Economía Política de la Pobreza. Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, 2008. Buenos Aires. ISBN: 978-987-1183-83-8

Gobernar es hacer

Con las elecciones legislativas a menos de dos semanas, los politiqueros y politiqueritos empiezan a echarle carbón a las maquinarias para asegurar, en la recta final, los votos de sus tristes y oxidados candidatos, según parece, presionando a funcionarios y contratistas para mover la gente a reuniones políticas en las que quizás no quieren estar, pero lo hacen para conservar su trabajo. 

Esta práctica es la que ha permitido que clanes y grupos políticos a los que sólo les interesa enriquecerse, se mantengan en el poder así no tengan ni una sola idea buena para mejorar las condiciones de los habitantes, coy de esta manera constriñen a quienes trabajan en las entidades públicas y, presuntamente, los amenazan con dejarlos sin empleo si no consigue votos para tal o cual candidato. 

Y ahora en Bucaramanga, al parecer a algunos que posaban de alternativos se les pegaron esas prácticas y malas mañas. 

Durante la última semana, muchas fuentes de la Alcaldía de Bucaramanga han venido señalando en voz baja lo que a gritos está pasando en las secretarías de Hacienda y Desarrollo Social. Según fuentes de la Alcaldía, el alcalde Juan Carlos Cárdenas no dio ninguna instrucción general sobre apoyos a candidatos y dio libertad para que cada quien votara de manera libre a las elecciones al Congreso de la República.

Sin embargo, testimonios aseguran que el secretario de Desarrollo Social, John Carlos Pabón y la secretaria de Hacienda, la ya bien conocida Saharay Rojas, estarían presionando a los contratistas a través de diferentes funcionarios para llevar listas de votantes y asistir a reuniones para los candidatos a la Cámara de Representantes Luz Danna Leal del Partido Verde y Álvaro Rueda del Partido Liberal, y por el candidato al senado por el Partido Liberal, Jaime Durán Barrera. La directriz se dio desde una reunión a puerta cerrada en el centro vida Álvarez.

Lista llenada por contratista (posibles votante)

De acuerdo con las versiones, los han abordado con estas solicitudes, recordándoles que es importante ayudar porque de eso depende la renovación de sus contratos. Es decir, o consiguen votos para estos candidatos o se quedan sin trabajo.

Esperamos que todos los funcionarios y contratistas de las distintas entidades públicas del país no se dejen presionar de quienes les exigen votos, ya que esta práctica extorsiva los esclaviza al servicio de algunos polítiqueros que no sólo los utilizan sino que, además, los roba. 

Hablamos con el secretario de desarrolló social John Pabón, este evadió todas las preguntas y se incomodo por siquiera preguntarle.

Carlos Parra (Partido de gobierno, se separó de la declaración de su partido): un compromiso puntual de esta administración era, no permitir estas practicas de la vieja politica, el alcalde es responsable por acción omisión de los controles para que tal cosa que no pase. Es evidente que hay una relación entre las mayorías del concejo y el alcalde, pues llevan dos años aprobado y aplaudiendo todo, claro es que eso no es gratis.

A Dios rogando y con el mazo dando

De Misty Day

Iván Duque tan campante visitando la finca llamada Arauca y de una la guerrilla del ELN patrullándole pueblos completos, yo siento que nuestro querido amigo canoso lleva años en una especie de The Truman Show, en el que él es el único que cree que es presidente.

¡Rogando! ¡Rogando! Rogando están las familias desplazadas en el departamento de Arauca por al menos una mentira, una mentira de quien sea, ya venga de un micrófono y un corbatín parlante, de unas botas con pasamontañas o de un fusil con bigote, una verdad a medias de quien sea, pero que al menos les dé un poquito de esperanza. Pero ni a eso, por el contrario, llegó Dios con el mazo. Sí, bueno, uno falso, como tantos títeres disfrazados de dictaduras que merodean en estas democracias bastante autocríticas de un occidente cada vez más gris y autoritario.

Vamos a lo inmediato, hablemos de ese falso dios, que en realidad es un falso Márquez, un emisario que vino ayer como alma que lleva el diablo a decir palabras orquestadas y a fingir que es presidente. Sin embargo, no vino solo, vino con su Sancho Panza, el ministro Diego Molano, que de molano no tiene nada. Vinieron muy campantes como si estuvieran de safari por Siria, hablando duro, mirando alto y creyéndose la vaca que más caga, ¡los arrieros de los arrieros! Vaya complicidad criminal la de esos dos gomelos a los que nunca les ha tocado trabajar por nada en la vida, todo regalado, gusanos. ¿Vinieron a qué? A mandar a más pelaos pobres a representar al Ejército Nacional de un país que los excluye, a representar una bandera que para ellos solo es roja. ¡No más! La solución no es mandar más militares a una guerra sin sentido.

Fuente: Ciudadana Araucana

No contentos con la venida del ministro hace unos días, ahora vinieron los dos a poner el «pecho», o bueno, a mandar a pobres a que lo pongan por ellos. Vinieron a un consejo de seguridad, la idea del gobierno es de carácter militar y eso lo demostró con la traída de más de 24 motocicletas para el Ejército y más embarcaciones para la Armada. Causa gracia ver tanto cinismo e ignorancia. Se les debe recalcar que la repuesta de un gobierno supuestamente democrático ante esta situación de conflicto debe ser principalmente humanitaria antes que militar, acá debe ir primero la vida de las familias desplazadas y después esta clase de acciones. Sin embargo, estamos en presencia de un mandato que ha venido dejando de lado el respeto por los derechos humanos y el derecho internacional humanitario.

Vinieron con mano dura a una «gran operación» para derrotar a todos los enemigos fantásticos del presidente, quien habló rápido, mandó más tropa y salió volao’ en el avión. Pero algo que me quedó sonando, y yo sé que a muchos contratistas o dueños de grandes negocios en Arauca también, es que Duque tiene como estrategia un ataque financiero y militar, para lo cual, por un lado, anunció la entrega de las 24 motocicletas para el Ejército y cuatro embarcaciones para la Armada (como mencioné anteriormente) y por el otro, quiere la mayor operación de lucha contra el lavado de activos de esa organización, por lo cual el gobierno también podría ir contra ustedes, señores empresarios, para desestructurar la red de lavado del dinero producido por esa guerrilla. El gobierno quiere cabezas, así que yo veré rodar unas.

Otro punto muy importante es que mientras Iván Duque daba con decoro su discurso en Arauca, la guerrilla del ELN estaba patrullando en La Esmeralda, corregimiento cercano al municipio de Arauquita. Imagínese esos dos cuadros, el presidente de cunita de oro hablando fantasías mientras los milicianos hablaban duro desde las calles de un pueblo, mientras trataban de mantenerse legítimos ante las comunidades a través del miedo y la intimidación, esperando volver a aliarse con sus amigos vestidos de verde para enfrentar a una guerrilla con nombre viejo, pero con nuevas armas. Vamos a ver cuántas vidas inocentes y humildes le cuesta a este conflicto. Y lo más difuso de todo este asunto, ¿en dónde están los carteles de México de los que tanto hablan diciendo que están acá en Arauca? ¿Por qué nadie dice nada de eso?

En este paisaje aliciano bastante subalterno se está pintando una guerra que es antigua, pero que cada año cambia, y nací en un territorio que vive de cerca sus consecuencias. Nunca olvidaré que lo más importante son las víctimas, los desplazados. Y recordaré que ni Pinochet ni Videla tienen tantos muertos como los «presidentes» colombianos. Es relevante no olvidar que las comunidades siguen rogando por un milagro y hay un dios que les da con un mazo, un duro mazo llamado indiferencia. Los obstáculos a la paz y el generar las condiciones para una guerra conveniente para el Estado, y sus fuerzas militares son los principales responsables de todas estas desgracias, y los muertos cada vez más se acercan a las puertas de su palacio, buscando justicia o su cabeza.

¿Por qué los gallos dejaron de cantar?

Por Kevin Oquendo

Desde muy pequeño siempre he asociado fechas importantes con colores que de cierta forma expresan lo que esa fecha significa en el mundo. Este pensamiento me vino a la cabeza cuando leí las noticias publicadas en Facebook sobre los enfrentamientos entre las disidencias de las FARC y el ELN en el departamento de Arauca, el departamento en donde yo nací… Ver semejante crisis me hizo olvidar de mis memorias el maravilloso naranja, que era mi color para despedir el año y recibir el siguiente. Ese naranja se convirtió en gris por la angustia que estaba sintiendo al ver un conflicto que era evitable y que ahora le costaba la vida a muchas personas inocentes que viven en carne propia la guerra en los lejanos montes de Colombia y Venezuela. 

Guerra, maldita guerra, parece un delirio teatral y a la vez es tan real la sangre que deja regada, maldita guerra que se disfraza de necesaria, pero al mismo tiempo es tan efímera, maldita guerra que olvida la controversia y se centra en la muerte… pero en fin, olvidando esas frases tan rimbombantes vamos a la realidad: ¿Arauca?…

¿En dónde queda Arauca?

Es chistoso que desde siempre me ha tocado explicar de dónde vengo. Los personajes pintorescos de las ciudades siempre alumbran cuando dicen el nombre de la ciudad de la que provienen, y en especial, esa gente que viene de la polis “chapineruna” o del centro más distópico-narniano de esta patria. Pero, este comentario lo que quiere al final de cuentas es ejemplificar el olvido absoluto de algunas ‘gentes’ de este país que siguen llevado el yugo españolete, mientras hay otras que desde lo abismal resisten el despojo y la injusticia.

Lo que está pasando en Arauca es una crónica de una guerra anunciada, el panorama político de este territorio ha sido muy cambiante debido a la inestabilidad del gobierno de Iván Duque y esto ha revivido o detonado más conflictos al interior de Colombia, en esa Colombia que ha sido tan apartada que el propio himno nacional es un canto desabrido y los colores de la bandera ni se notan, en esas tierras en donde reinan las balas en este momento.

Todos temíamos que el actual gobierno se dedicara a poner obstáculos legales y trampas sensacionalistas para tumbar todo lo construido en los acuerdos de paz, en campaña dijeron que harían trizas un papel y han dejado en cenizas a pueblos completos. La mayoría de las veces algo tan ficticio como lo “legal” puede generar muchas grietas en lo real, y es necesario denunciar desde cualquier medio o forma posible los atropellos del gobierno nacional con los pueblos más recónditos de este país tan disperso y desigual.

Ahora sí, entrando en materia, la guerra que se está viviendo en los municipios de Arauca y en la frontera con Venezuela ya había sido advertida mediante una alerta temprana de la defensoría del pueblo, emitida en marzo del año pasado, en donde se le contaba al gobierno nacional cómo en Arauca y su frontera se estaba gestando un grave conflicto por la incursión de disidencias de las FARC y los combates que estas tenían con el ejército y, posteriormente, con el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

El gobierno tuvo un año completo para ejercer acciones de peso para prevenir estos enfrentamientos. Acciones que no se enfocaran solo en lo militar, sino por el contrario, en lo estructural, de manera que se garantizara que el conflicto se apaciguara con el tiempo. Esas acciones se tienen que enmarcar en ejecutar lo pactado en los acuerdos de paz, sin embargo, con un gobierno tan indiferente como este y con dos grupos armados que hace décadas perdieron el rumbo político, es muy difícil salir con una solución negociada de todo este caldo de guerra.

Y para empeorar la cosa, lo que hizo el gobierno para sortear la crisis actual fue mandar al ministro de defensa a exponer un pliego de ‘soluciones’ y ¡adivinen qué era!, ¿una comisión para poner a salvo a las familias que se estaban desplazando? Me temo decirles que no, la solución fue un mando militar de más tropas y más presencia del ejército, con la llegada de dos batallones con más de 600 hombres, dos instalaciones militares en corregimientos de alto riesgo, y claro, la construcción de la estación de policía en Puerto Jordán.

Todo esto solo causa una gracia con sabor a mierda y una mierda impuesta por ellos, una guerra iniciada por ellos y a la que le debemos poner fin nosotrxs. 

«Cuidar» no es militarizar, hacer «presencia» no es llenar de ejército una zona que es un polvorín de guerra. Siempre se ha visto a lo largo de la historia del conflicto colombiano que cuando el ejército entra a la zona es más un factor de riesgo que de ayuda, se debe tener en el centro la vida y la seguridad de las familias campesinas que se están desplazando.

Causa rabia que un personaje como el ministro de defensa quien su hablar expresa lo que hay en su cabeza: «una enorme tierra baldía») venga en su avión a prender una mecha y luego se vaya sin más, como si sus acciones no tuvieran una consecuencia directa en las personas que están en medio del conflicto, pero bueno, como lo dije anteriormente, es una gracia que sabe a mierda.

En fin, solo puedo sentir indignación con todo esto, siento indignación con lo que está pasando ahorita con la familia de un amigo, una familia que se ve envuelta en una gran encrucijada por su vida y también por todo lo que han construido en esa pequeña finca. La intención de este pequeño texto es indignar, generar rabia y denunciar a un gobierno que se lucra con la guerra, y a una pequeña élite que cree que el estatus de ciudadanía solo es para ellos, que creen que la tranquilidad solo es una vaina que pueden sentir ellos, ¡ojalá sientan los estragos de la guerra en su propia casa y le estalle toda esa sangre en la cara!

Para las personas que están en estos momentos en la misma situación que la familia de mi amigo y que les toca aguantarse todo esto en Arauca y en las fronteras con Venezuela, que todos los arcángeles del cielo intervengan (cómo diría mi mamá) y para la familia de mi amigo… que se pueda encontrar una solución a todo esto. Sin más, dejo hasta acá este intento de crónica.

Con «Pensando en Maria» la emergente escena urbana bumanguesa vuelve a sus raíces

Sería un error decir que la escena urbana bumanguesa es nueva, pero en estos últimos años se ha visto un crecimiento colectivo que permite una facilidad en la producción de nuevo contenido musical y audiovisual propio de la región. Ya no es necesario trasladarse a las grandes ciudades para construir un proyecto competitivo, se puede hacer con local.

Ese surgimiento viene de la «democratización» del proceso artístico. Ya no se necesita el millonario estudio de Mario Serrano.

¿Quiere grabar? hay estudios

¿Quiere rodar un video musical? existe toda la infraestructura para hacerlo

Hablamos con Rondon y Juanito, dos artistas locales que se encuentran estrenando su nuevo sencillo «Pensando en Maria» dónde entregan un producto audiovisual y musical que no tiene nada que envidiarle a las grandes casas productoras.

¿Quién es Rondon como artista?

Un rapero que utiliza la música y el arte de la escritura para poder expresarse en todas las situaciones de su cotidianidad, busco expresar lo que siento y lo que vivo.

¿Quién es Juanito como artista?

Una persona que busca desprender. Intento usar el arte como una forma de hacer catarsis, desde lo que me enamora o me hace odiar, busco que mis nostalgias abracen a quien lo necesite.

¿Cómo ven la escena bumanguesa? ¿Que creen que le sobra? ¿Que creen que le falta?

Pienso que está en un buen momento, hay muchos artistas sobrepasando sus límites creativos de una forma cada vez más profesional y eso en cualquier momento va a destapar la olla. En este momento existen todas las herramientas, hay estudios, productores, diseñadores gráficos, artistas audiovisuales, ya existe un ecosistema de individuos que desarrollan, crecen y cobran del arte, y eso es fundamental para la sedimentación de una verdadera industria musical bumanguesa.

Creo que falta que las personas pongan el ojo en lo que están haciendo los artistas locales, vean toda la oferta de entretenimiento que hay, eventos cada vez más grandes. Y gente que ame la música y esté dispuesta a estudiar todas las vertientes desde las cuales pueden ser piezas esenciales como managers o labels, toda la parte del artista que no se ve pero que ayuda que el artista sea.

Ustedes hablan de sus raíces ¿cuales son? ¿Como lograron conectarlas en esta canción?

Esta canción hace parte de una rompecabezas llamado génesis un álbum que estoy haciendo en compañía de mi hermano Juanito, con génesis queremos hacer un énfasis en el principio de nosotros musicalmente y visualmente, en esta ocasión cumbia mezclada con algunas percusiones en regueton, tema producido por barras de reptil, productor de la ciudad de Bucaramanga, en la parte visual se encargó el equipo de producción de fluxos crew, conformado por leo flowers, falleux y Juan Diego Rojas, xanna ardila y tefitrizas en la parte del arte del video, la idea fue construida por Juanito y the Rondon y el equipo de Fluxos.

¿Como lograron combinar lo audiovisual con su mensaje?

Esta canción habla de un despecho sobre un ritmo alegre, creo que es otra representación de la alegría que maquilla nuestras nostalgias, algo muy propio de Latinoamérica a mi opinión personal. El video logró mostrar eso también, el camión de trasteos ambientado con peluches y cosas que podíamos encontrar en el cuarto de alguna novia en nuestra adolescencia simbolizando algo hermoso convertido en simples recuerdos que transitan, o la reunión con el parche en alguna tienda de barrio a tomar pola y terminar borracho y cantando, junto al equipo de Fluxos Crew logramos hacer algo muy nuestro, algo de acá.

¿Que se viene para ustedes?

Estamos preparando el lanzamiento de nuestro álbum Génesis, del cual ya se han desprendido dos sencillos promocionales: Pensando en Maria y Cualquier Hora junto a Badá, Luh y Esteesgarcia. Aparte de eso, estamos dando últimos detalles de nuestras últimas presentaciones del año, una de ellas junto a Doble Porción y ya planeando una gira nacional, y varios shows en la ciudad para el primer trimestre del año. Al final la gasolina de este proyecto es cantarle a esta ciudad y el parche.

CREDITOS DE LA CANCIÓN Y VIDEO


Escrito por Juanito y The Rondon Música: Barrasdereptil

Dirección de voces y mezcla: Calique

Master: Barrasdereptil Grabado en: Insane Records

Dirigido por: Falleux

Dirección de arte: Ana Ardila y Tefi Trizas Dp: El Flowers

Gaffer: Juan Diego Rojas

Producción: Fluxos Crew

Lettering: Sebasartist

MARIA: Exotic Black

EL NIñO QUE BAILA: Cjay

Producción ejecutiva: Edén Latin Music

REDES: JUANITO: https://www.instagram.com/juanitoelal…

THE RONDON: https://www.instagram.com/_therondon/…

FLUXOS CREW: https://www.instagram.com/fluxos_crew…

EDEN LATIN MUSIC: https://www.instagram.com/edenlatinmu…

El paso de Petro por Bucaramanga dejaría nueva cabeza de lista del Pacto Histórico en Santander

Gustavo Petro en su llegada a Santander tuvo un almuerzo en «La Triada» con el Diputado Ferley Sierra Jaimes, y Carlos Ramón Gonzalez (co presidente del Partido Verde).

Petro negoció con Gonzalez y presuntamente acordaron que el Verde se iba a adherir al Pacto Histórico.

Sobre esto hay dos versiones:

La primera

Petro en «agradecimiento» al Verde, le pidió a Ferley que fuera cabeza de lista, lo cual rechazo ya que «no cree en listas cerradas»

Al ver la negativa, Carlos Ramón aprovecho la situación y cuadro con Gustavo una especie de «cláusula» a la adhesión: Él ponía cabeza.

La segunda

Petro no ofrece nada, es un pedido de los de Verde que se encontraban en dicha reunión: Carlos Ramón , Ferley Jaimes

Él ponía cabeza de lista

Según lo expresan militantes santandereanos del partido: negocio se dio.

Luz Leal, esposa del co presidente del partido Verde, Carlos Ramón Gonzalez y hermana del Diputado de Santander, Giovanni Leal; es cabeza de lista por Santander.

La adhesión al Pacto Histórico también significa que el Partido Verde solo tiene de los siete puestos de la lista, uno. Luz al ser cabeza de lista, le quita la posibilidad a los demás precandidatos y candidatas de presentarse en las elecciones legislativas.

Desigual habló con varios militantes y electos del Partido Verde, estos dejaron claro que no existió un proceso interno para consultar tal adhesión y mucho menos elegir cabeza de lista. Todo salió de ese almuerzo.

Lo que significa que todos los y las aspirantes tendrán que abandonar sus aspiraciones a la fuerza

¿Por qué la gente gasta miles de dólares en imágenes?

Lo más probable es que usted haya visto este tipo de imágenes por internet

Ya sea en videos, en memes, o en cursos para hacerse rico rápido y fácil.

Pero resulta que son archivos digitales en los que las personas estan gastando miles de dólares

Tiende a ser algo confuso, ya que son activos digitales únicos, no es algo físico, normalmente  es en una representación visual.

Pueden representar obras de arte, música, identidades digitales, entradas para juegos y espectáculos. O sea tener un algo virtual que no se repite.

HACEN PARTE DEL BLOCKCHAIN

La tecnología que puede crear una infraestructura entre las personas, sin terceros como bancos o gobiernos. Basada en la confianza entre las partes. Es descentralizada, algo que no le gusta a muchos gobiernos

PERO ESO SIGUE SIN DECIRNOS

¿POR QUÉ LOS COMPRAN?

Las razones dependen de la persona, pero las principales son :

Lujo

Hay personas que creen que será la forma de dar «visaje en el futuro»

Inversión

Los mercados populares para comprar NFTS son: OpenSea, Rarible, Super Rare y Foundation. Dichos NFTS se comercializan  creando una oferta y demanda que corresponde a un historial de comercio activo que aumenta y baja el valor de dicho token .

O sea pueden funcionar como una criptomoneda, donde usted compra uno barato y lo puede vender mucho mas caro

Beneficios que dependen del proyecto

Como si se tratara de un club

Muchos proyectos afirman ofrecer algún parche, ya sea acceso a juegos para ganar dinero, acceso a fiestas, eventos,  donde interactúen los dueños de tal proyecto.

Boring Ape Yatch Club organizo un fin de semana para los propietarios en Nueva York, con una fiesta en un yate y un concierto de Chris Rock, Aziz Ansari y The Strokes.

En fin, Si alguien esta dispuesto a pagarlo puede ser una moneda, una obra de arte o una acción  de club

Evan Rodgers

TEDxBucaramanga: el evento de innovación llega a la ciudad bonita

Este jueves 25 de noviembre llega a nuestra ciudad TEDxBucaramanga: la conferencia de innovación, tecnología y educación con un formato mundialmente reconocido.

TEDx es un programa de eventos locales e independientes ejecutados bajo la licencia de TED, organización sin ánimo de lucro global cuya misión es difundir ideas poderosas en la forma de charlas cortas e impactantes. Estas charlas de 18 minutos o menos son dadas por los y las pensadoras y actoras más importantes de la ciudad.

Tras un riguroso proceso de selección, TED ha elegido a un equipo organizador en Bucaramanga para realizar la conferencia en nuestra ciudad este año. A ellos, les ha encomendado el reto de generar un espacio para conocer las historias de los bumangueses y bumanguesas que están desarrollando innovaciones en los campos de la salud, la empresa, la ciudadanía y la academia.

En el área de la salud, se presentará como speaker Anggy Cuadros, psicóloga especialista en clínica y familia, magister en salud mental y líder del Programa de Salud Mental y Violencia del Instituto de Salud de Bucaramanga.

También en el campo de la salud se dará una ponencia de Daniel Mantilla, médico especialista en radiología e imágenes diagnósticas y Director de Neurointervencionismo en el Departamento de Radiología de la Clínica Foscal.

Desde el sector empresarial se presentará Juan Pablo Remolina, Director Ejecutivo de Prosantander, think tank de empresarios santandereanos con visión de desarrollo regional.

Una de las ponencias de ciudadanía estará a cargo de Francisco Rey, actual Subsecretario del Interior en la Alcaldía de Bucaramanga. La segunda tiene como expositor a Nicolás Díaz, Politólogo y MPA de Sciences Po, miembro de la Junta Directiva de People Powered y Director Ejecutivo de Extituto de Política Abierta.

Y desde la academia, se dará la charla de María Eugenia Bonilla y Jesús González, una pareja de esposos colombo-venezolana. María Eugenia es Directora del Instituto de Estudios Políticos de la UNAB e investiga temas de violencia, seguridad y migración. Jesús es politólogo y Director del Departamento de Admisiones y Mercadeo en la Universidad Santo Tomás.

Los y las asistentes a TEDxBucaramanga tendrán la oportunidad no sólo de escuchar las charlas, sino además de participar de espacios de networking con los y las expositoras. Así, el evento ofrecerá un gran aporte al espíritu innovador y el tejido económico de la ciudad.

LA PLAZA DE MERCADO DEL BARRIO BOLÍVAR DE POPAYÁN, UN ESCENARIO EN RESISTENCIA 

Por: Jineth Córdoba

Las personas que trabajan en la plaza de mercado del barrio Bolívar de la ciudad de Popayán, están cansadas. Nuevamente salieron a manifestarse el pasado 4 de noviembre al parque central Francisco José de Caldas, frente a la Alcaldía de Popayán. La razón: el proyecto de renovación de su galería que plantea el mandatario local Juan Carlos López Castrillón y su equipo de gobierno. 

El plantón y las arengas aireadas de los manifestantes tenían un propósito: mostrar su desacuerdo con la iniciativa y alertar a la ciudad. Los argumentos los dieron los mismos voceros, quienes dijeron que la propuesta es excluyente, pues sólo se aseguraran 452 cupos, omitiendo que hoy en día existen 1.200 puestos de trabajo de diferente categoría (artesanos, vendedores de frutas, hortalizas y vegetales, cocinas tradicionales, cárnicos, etc). Además, denuncian que en ningún momento han concertado nada con la actual alcaldía liderada por López Castrillón. Razones suficientes para no apoyar la iniciativa.

Y como si de una herencia se tratara, esta historia ha pasado por generaciones con el mismo dilema. ¿El resultado? Siempre pierden quienes han habitado este espacio donde se congrega la cultura popular de comunidades que representan nuestras raíces, los saberes tradicionales, la gastronomía de nuestros pueblos étnicos y campesinos, la soberanía y seguridad alimentaria en el departamento del Cauca.

Desde hace casi 20 años las propuestas que plantean mejorar el barrio Bolívar y su plaza nunca han llegado a buen puerto. Para el año 2002 con la aprobación del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) se dejó el artículo 78 que establecía la formulación y desarrollo de un Plan Parcial para el barrio Bolívar, con el fin de revitalizar y renovar esta zona. Pero dos décadas después vemos que las cosas siguen igual, o peores, y que la plaza como eje articulador de un proyecto de cambio se ha ido degradando. 

Parece que tampoco surtió buen efecto que en el año 2009 el barrio Bolívar fuera integrado como área de influencia del sector patrimonial más importante de Popayán, es decir, su centro histórico, declarado Bien de Interés Cultural de la Nación. A esto se le suma la indiferencia de las administraciones locales para sacar adelante iniciativas que podrían fortalecer la plaza de mercado, como aquella que quedó plasmada en el Plan Especial de Manejo y Protección (PEMP) del Sector Antiguo de Popayán: “Mesa larga, mesa larga”, que tiene como objetivo mejorar las condiciones físicas y socioeconómicas del lugar. Todo esto no ha hecho más que quedarse en el papel. 

Un papel que se convirtió en un haz bajo la manga de los alcaldes que luego gobernaron la ciudad, para demostrar un punto más en la rendición de cuentas de su administración. El siguiente en usar el truco fue el exalcalde Ramiro Navia que en su periodo (2008-2011), firmó el “Plan Parcial del Barrio Bolívar”, pero no hizo nada más. Luego vino el exmandatario Francisco Fuentes, al se le conoció una propuesta de diseño e intervención de la plaza que poco se acoplaba a las necesidades de la gente del sector. No prosperó. Después, el entonces alcalde, César Cristian Gómez Castro, durante su mandato (2016-2019) buscó impulsar la iniciativa, pero no pasó de los diseños, mesas técnicas e intentos de participación ciudadana fallidos. Las comunidades tampoco comieron cuento en ese momento. 

El panorama que se plantea con la actual alcaldía de Juan Carlos López Castrillón, parece que seguirá la misma línea de sus predecesores. Él junto a la directora de Prosperidad Social, Susana Correa, firmaron el convenio que garantizaría los recursos para la renovación de la galería del barrio Bolívar. Acto que desató la manifestación de la primera semana de noviembre, donde la comunidad denuncia que este proyecto no se concertó con ellos, sino que se impuso.

Contracorriente a todas estas intenciones oficiales de papel, las personas de la plaza han mantenido el reconocimiento del lugar por sí solas. En el año 2012, según documentación del Ministerio de Cultura, la participación de la “Red de Señoras Cocineras de la Plaza de Mercado del Barrio Bolívar”, fue indispensable para que este sector fuera ratificado como corazón de la cocina tradicional caucana. Aunque el reconocimiento se queda sólo en la anual feria gastronómica de la ciudad, a la cual algunas cocineras del lugar prefieren no asistir, pues dicen que la experiencia se vive en la plaza e invitan a la comunidad a conocerla, reivindicando así la tradición que durante años ha alimentado nuestros hogares. 

La indignación de los comerciantes es más que justa. Ya están cansados que desde hace 20 años solo haya compromisos e ideas de papel que poco tratan de beneficiarlos, así los mandatarios traten de vender la idea contraria.  Pareciera que los que ostentan el poder local no les importara perjudicar la cadena productiva, el tejido cultural y dinámicas de trabajo de los habitantes de la plaza, que durante años la han sostenido. Ellos exigen un proyecto que los reúna y beneficia a todos como el conjunto que siempre han sido. La plaza de mercado del barrio Bolívar en Popayán es hoy un escenario simbólico de resistencia.