Un regreso a clases sin garantías

En la primera semana de agosto del 2021, la Alcaldía de Floridablanca anunció el regreso a clases. Un comunicado de prensa del despacho informó que: “Después de varios meses de trabajo que ha adelantado la secretaría de educación disponiendo de las mejores condiciones para el reinicio de actividades, este 2 de agosto regresaron 16 colegios oficiales a clases presenciales”. El problema aquí es que los docentes de las distintas instituciones del municipio manifiestan que no cuentan con los implementos de bioseguridad y tecnológicos suficientes para poder brindar un regreso a clases seguro y eficiente a toda la comunidad educativa. 

El secretario de educación de la Alcaldía de Floridablanca, Pedro Osma, manifiesta que las 16 instituciones cuentan con los implementos de bioseguridad y la organización para el regreso a la presencialidad, pero el panorama en las aulas de clases es distinto. Las pruebas piloto que se deben hacer para retomar las clases tampoco fueron realizadas y ahora podemos observar el resultado de esto, ya que una mayoría niños y jóvenes no están recibiendo adecuadamente sus clases por culpa de la negligencia de los gobernantes del municipio. Lo triste aquí es que esto se está viviendo en todo el territorio colombiano. 

Comunicado de prensa de la Alcaldía de Floridablanca

Un ejemplo claro de aulas en condiciones adecuadas y con los implementos de bioseguridad necesarios para el regreso a clases, lo dan distintas universidades y colegios privados del departamento, que sí tienen la disponibilidad de brindar una educación optima en presencialidad remota a sus estudiantes. 

Algunos manifiestan que los colegios y universidades privadas sí tienen el dinero para implementar estas mediadas de bioseguridad, pero dejan de lado que el estado está en la obligación de implementar estas mismas medidas en todas las instituciones públicas.

Profesores, estudiantes y padres de familia manifiestan lo siguiente:

Yo creo que hoy han ingresado 10 chicos, 10 estudiantes. Los demás están en la casa esperando a que nos podamos conectar y ahí cada uno como puede hacerlo. Con mensajes de WhatsApp, tratando de conectarse a algún puntico donde llegue Internet y tratando de hacer lo que se pueda desde ahí».

Denuncias de padres y profesores.

Llegamos y encontramos la institución con Internet, pero no con la cobertura que necesitamos los docentes para conectarnos con los chicos que están en las casas».

En el municipio de Piedecuesta la situación no es distinta, pues los docentes también manifiestan que los obligaron a regresar a clase con los estudiantes que asisten a la presencialidad remota, y de esta forma descuidan a los estudiantes que no pueden asistir a esta. Pero la costumbre de nuestros mandatarios es enviar la policía para que reprima a los profesores que se manifiestan en contra de las decisiones de la secretaria de educación Adela Silva y el alcalde Mario José Carvajal.

Video de los educadores en Piedecuesta – Santander

En las redes de la Alcaldía de Piedecuesta circula un video donde se dice que se cumplen con los protocolos de seguridad y los debidos distanciamientos, pero esto parece quedarse solo en una estrategia de propaganda política con el fin de subir la imagen del alcalde del municipio.

Imagen tomada de la página de la Alcaldía de Piedecuesta

Estos son algunos de los comentarios que padres de familia hacen en las redes sociales de las alcaldías del departamento. Pero esto no se vive solo en Santander, esta es la situación que viven todos, o al menos la mayoría de colegios públicos del país. El día 05 de agosto la ministra de educación, María Victoria Angulo, realizó una visita al departamento para hablar del tema. Pero es que la ministra olvida que las instituciones no están listas para regresar a la presencialidad.

Silenciando el futuro de Colombia

La cantidad de asesinatos que se reportan cuando estos gobiernan son sorprendentes y  sus objetivos siempre serán los líderes y  jóvenes, ya que estos son la piedrita en el zapato de estos gobernantes.

En Colombia los jóvenes y líderes sociales han sido silenciados durante un largo periodo, problemática que se viene presentando desde el gobierno de Álvaro Uribe Vélez, donde las cifras de asesinatos fueron  más 10.000; después llegó el gobierno Santos en el que se reportaron más de 700 asesinatos; y en los años de gobierno Duque se están superando las 1.000 muertes.

¿Dónde está la anhelada tranquilidad que siempre promete el dictador Álvaro Uribe cuando gobierna? ¿Serán palabras que se lleva el viento?

Iniciemos con las cifras tan alarmantes que nos dejó el gobierno de Uribe, en el cual se decía que la seguridad había regresado al territorio colombiano, que no había nada de qué preocuparse, pero la totalidad de asesinatos registrados nos deja claro que eso no fue así.

Esa tal seguridad que su gobierno planteó solo fue disfrutada para los ricos que gobiernan este país, porque el pueblo pobre de Colombia atravesó los peores años de su vida gracias a la violencia generada por grupos armados y fuerzas públicas.

Los falsos positivos son los primeros en salir a luz, en este caso fueron más de 10.000 jóvenes asesinados por las fuerzas militares en este gobierno.  A esto se le unen 32.348 desaparecidos, entre los que se encuentran Líderes Sociales, Jóvenes e Indígenas; esto según un reporte realizado por la Unidad de Justicia y Paz entre el 2009 y 2010. Algunos de  estos desaparecidos han sido confirmados como asesinados por jefes paramilitares, quienes aseguran que estos asesinatos fueron realizados en las masacres que este grupo armado organizaba. Eso quiere decir que el gobierno Uribe nos dejó un total  de 40.000 mil muertos.

En el Gobierno Santos la cifras bajaron a un 97.5% sobre las 40.000 que dejó el gobierno Uribe, esto nos deja claro que durante los ochos años de presidencia de Santos los  asesinatos y desaparecimientos disminuyeron drásticamente, gracias a los diálogos de paz realizados en su mandato, ya que en estos se estableció una tregua entre grupos armados y Estado, lo que frenó los tiempos de violencia que el pueblo colombiano estaba viviendo. En este gobierno miles de familias se atrevieron a registrar y denunciar  los desaparecidos que la guerra les había dejado. Un dato curioso es que los meses más violentos de este período de gobierno se vivieron en la época electoral; principalmente en la segunda vuelta elecciones presidenciales, esto según el informe realizado por el portal  Más allá de las Cifras.

En los dos años de Gobierno Duque quien pertenece a la corriente política de Álvaro Uribe, las muertes han superado el 95% de las registradas en los ocho años de gobierno Santos. Esta última semana ha dejado gran huella en los colombianos; ya que se reportó la muerte de 16 personas, 14 de ellas jóvenes, todas estas brutalmente asesinadas por grupos armados, muertes que se unen a los más de 750 líderes sociales asesinados últimamente en colombia.

Estas cifras reportadas en el gobierno Duque nos dejan claro que la tan anhelada tranquilidad que estos siempre prometen en sus campañas son solo palabras que se lleva el viento, estos partidos de derecha se han centrado en la guerra para poder gobernar a los colombianos.

La cantidad de asesinatos que se reportan cuando estos gobiernan son sorprendentes y  sus objetivos siempre serán los líderes y  jóvenes, ya que estos son la piedrita en el zapato de estos gobernantes.

Ya es hora de que el pueblo colombiano despierte, tiene que darse cuenta de que  los jóvenes, líderes sociales e indígenas están siendo masacrados, con el fin de cerrar las bocas y darle fin a mentes cuyos pensamientos proponen un cambio para el desarrollo de  Colombia, estas personas son indicadas para tomar las riendas del país y la dictadura por la que estamos atravesando no quiere dejar que esto suceda, por eso ellos siempre usarán la violencia como su mayor carta de gobierno; porque estos payasos  no son capaces de luchar ideológicamente.